dr honoris causa

Doctorado Honoris Causa para el arqueólogo yucateco Alfredo Barrera Rubio

Diario de Yucatan

Viernes, 24 de octubre de 2014 – 4:07 pm

Recibe la distinción por parte de la Universidad de Oriente.

Mérida, Yucatán, 24 de octubre de 2014.- El arqueólogo yucateco Alfredo Barrera Rubio recibió el Doctorado de Honoris Causa de la Universidad de Oriente (UNO), máximo título que otorga esta casa de estudios, en reconocimiento a sus más de 30 años de trabajo como investigador y en la divulgación de conocimientos sobre la cultura originaria de la entidad.

Durante la antepenúltima jornada de actividades del Festival Internacional de la Cultura Maya (FICMaya) 2014, autoridades académicas de dicha institución entregaron el galardón al destacado profesional, quien también se ha desempeñado como profesor universitario.

En la ceremonia realizada en el Gran Museo del Mundo Maya de Mérida, el homenajeado agradeció la entrega de dicho grado, ya que para él es una distinción personal y profesional recibirlo de parte de una Universidad con un fuerte arraigo ancestral, humano y social, la cual se nutre de estudiantes originarios de dicha cultura.

Ante el secretario de Educación estatal, Raúl Godoy Montañez y el presidente Ejecutivo del FICMaya, Jorge Esma Bazán, Barrera Rubio comentó que ha pugnado por una arqueología social y disciplinaria comprometida con la sociedad y como un instrumento eficaz para reforzar la entidad étnica, lo que ha tratado de inculcar a sus alumnos a lo largo de su vida profesional.

El investigador señaló que su labor ha consistido en reforzar un hilo conductor entre el pasado prehispánico y el presente, así como proteger el patrimonio, defensa de tradiciones y costumbres que marcan el modo de ser y hacer de las comunidades mayas.

“Acepto el reto y la responsabilidad de recibir este reconocimiento y seguiré trabajando desde mi trinchera de la actividad arqueológica por una sociedad más justa, en el que se otorgue a los mayas del presente el reconocimiento universal que se le da a los mayas del pasado”, finalizó.

En su turno, el rector de la UNO, Carlos Bojórquez Urzaiz, explicó que el Doctorado también se entregó el año pasado a la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú Tum, en el marco del FICMaya y aseguró que este Festival es una reivindicación de los pueblos originarios.

Expresó que una de las razones por la que se otorga dicho grado a Barrera Rubio es por acompañar y compartir sus conocimientos con la vida universitaria del estado, además de ser un divulgador de los estudios, como lo hiciera cuando fue editor del boletín de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).

En el evento también se contó con la presencia del presidente de la Liga Maya de Guatemala, Daniel Matul Morales.

COMUNICADO DE PRENSA

154505_10204962127269738_5503366279055387331_n[1]

“Acepto el reto”

Articulo publicado en el Por Esto!
25 de Octubre, 2014

Seguiré luchando por una sociedad más justa, donde se otorgue a los mayas del presente el reconocimiento universal que se le da a los mayas del pasado, afirmó el arqueólogo Alfredo Barrera Rubio al recibir el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Oriente
“Acepto el reto y la responsabilidad de recibir este reconocimiento y seguiré trabajando desde mi trinchera de la actividad arqueológica por una sociedad más justa, en la que se otorgue a los mayas del presente el reconocimiento universal que se le da a los mayas del pasado”, dijo el arqueólogo yucateco Alfredo Barrera Rubio al recibir el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Oriente (UNO).
El destacado arqueólogo yucateco recibió ayer el máximo título que otorga esta casa de estudios, en reconocimiento a sus más de 30 años de trabajo como investigador y en la divulgación de conocimientos sobre la cultura originaria de la Entidad.
Durante la antepenúltima jornada de actividades del Festival Internacional de la Cultura Maya (FICMaya) 2014, autoridades académicas de dicha institución entregaron el galardón al destacado profesional, quien también se ha desempeñado como profesor universitario.
En la ceremonia realizada en el Gran Museo del Mundo Maya de Mérida, el homenajeado agradeció la entrega de dicho grado, ya que para él es una distinción personal y profesional recibirlo de parte de una Universidad con un fuerte arraigo ancestral, humano y social, la cual se nutre de estudiantes originarios de dicha cultura.
Barrera Rubio comentó que ha pugnado por una arqueología social y disciplinaria comprometida con la sociedad y como un instrumento eficaz para reforzar la entidad étnica, lo que ha tratado de inculcar a sus alumnos a lo largo de su vida profesional.
El investigador señaló que su labor ha consistido en reforzar un hilo conductor entre el pasado prehispánico y el presente, así como proteger el patrimonio, defensa de tradiciones y costumbres que marcan el modo de ser y hacer de las comunidades mayas.
Acompañado por cuatro generaciones de alumnos de Antropología, una comitiva de la Universidad Nacional del Centro de Perú y sus familiares, Barrera Rubio agradeció en su discurso al rector y al cuerpo directivo el nombramiento que se le confirió, así como anunció que planea regresar a la docencia en la Universidad de Oriente.
Después de hacer una breve reseña sobre la labor que ha realizado la UNO en sus ochos años de vida, Barrera Rubio señaló que la docencia le ha dejado la satisfacción de impulsar en sus alumnos el deseo de interesarse por su cultura, además del orgullo que representa verlos en puestos importantes y manteniendo ese espíritu de crear condiciones favorables para el pueblo maya.
Ante el Secretario de Educación estatal, Raúl Godoy Montañez y el presidente Ejecutivo del FICMaya, Jorge Esma Bazán, el rector de la UNO, Carlos Bojórquez Urzaiz, explicó que el Doctorado también se entregó el año pasado a la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú Tum, en el marco del FICMaya y aseguró que este Festival es una reivindicación de los pueblos originarios.
Expresó que una de las razones por la que se otorga dicho grado a Barrera Rubio es por acompañar y compartir sus conocimientos con la vida universitaria del Estado, además de ser un divulgador de los estudios, como lo hiciera cuando fue editor del boletín de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).
En el evento también se contó con la presencia del presidente de la Liga Maya de Guatemala, Daniel Matul Morales.
Aseguró que uno de los méritos o logros profesionales que Barrera Rubio acuñó a lo largo de su carrera bastan para conferirle el grado Doctor Honoris Causa, principalmente porque dedicó su vida a la docencia, a la investigación y difusor de la sabiduría del pueblo maya.
En un emotivo discurso sobre las virtudes personales que caracterizan al homenajeado, Bojórquez Urzaiz recordó que Barrera Rubio fue uno de los primeros creadores de una red de investigadores, mucho antes que los actuales programas virtuales, que contribuían con las ediciones de la carrera de antropología, así como permitían que los jóvenes profesionistas tengan espacios para divulgar sus trabajos.
Además, continuó, la UNO, que se caracteriza por servir al pueblo maya y está entregada a crear las condiciones profesionales para que los jóvenes sean los impulsores del desarrollo de sus comunidades, no podía dejar de reconocer la prolífica carrera de Barrera Rubio que tiene un espíritu caracterizado por inspirar a sus alumnos el interés por la cultura maya y trabajar a favor de la misma.
En la semblanza pronunciada destacaron que el emérito arqueólogo contribuyó a la formación de más de cientos de antropólogos, la edición del Boletín de la Escuela de Ciencias Antropológicas, así como la publicación de cientos de artículos enfocados a la investigación y difusión de la cultura maya.
El director Académico, Carlos Pérez y Pérez, dio lectura al acta respectiva que se firmó en la sesión ordinaria en la Sala de Juntas de Rectoría, que presidió el rector Bojórquez Urzaiz, y que además estuvo integrada por la directora Administrativa, Amireyoly Burgos Aguilar; el director de Desarrollo Institucional, Rodrigo E. Ordóñez Sosa; el secretario de Rectoría, Rafael Molina Contreras, y el mismo Pérez y Pérez.
(Rafael Gómez Chi)

DSC02622-b

 Medalla